MIRAR

Pasa que ver simplemente me da nauseas, me marea. Mis ojos se ven tan solitarios viendo la persona del espejo diciéndole que deje de mirar, que se ponga una banda para protegerlos.

Read More

El peor día y el mejor día de tu vida

Leí un libro donde uno de los personajes inventó un nuevo juego que se llama “el peor día – el mejor día de tu vida”. Así que cada uno decía cuales fueron los peores o mejores momentos de sus vidas. Para uno de los personajes, el mejor día fue también el peor. Es así, andamos por la vida, y no sabemos que nos traerá el próximo segundo (Santiago 4:14), del cielo, podemos caer con violencia al suelo, no porque todo pasa al azar, o que así es la vida, es porque hay un Dios soberano que lo gobierna todo. No es Él quien hace el mal, para probarnos deja que nos pasen algunas cosas, que a nosotros no nos gustan, pero son de provecho. Si miró atrás, veo que lo que me hizo crecer como cristiana no fueron los buenos momentos (fueron de bendición, claro, para gozarme en el Señor) fueron las pruebas. Ahí es donde vemos nuestra dependencia de Dios, Su cuidado, el echo de que le importa.

Read More

El caminar titubeante

Cuando digo la palabra “cristianos” lo que se coloca ante mis ojos, es un camino. Muy lejos rebusco y veo el trabajo del Señor Jesús – fulgurante, impresionante en pasos castrenses, veo a través de las piedras y los pedruscos que se abre una puerta y los apóstoles siguiendo los pasos del Señor, veo cristianos que caminan y pasan encima de víboras y leones con confianza en su Dios. Veo hermanos que son asesinados, porque se niegan a decir que no conocen a su Dios, y con una sonrisa cálida, como el amanecer, reciben la muerte en sus brazos, sabiendo en Quien han puesto su fe.

Read More